jueves, 3 de abril de 2014

La Tasa Tobin: ¿En serio?

El ministro de economía, Luis de Guindos, anunciaba ayer un principio de acuerdo político sobre la Tasa Tobin, en el que se pactaban los aspectos clave. El acuerdo en principio se limitaba a emitir un comunicado sobre los progresos que se están realizando en el Ecofin al respecto, pues quedan números aspectos por definir.

El acuerdo entre diez países de la UE, entre ellos Alemania, Francia, España e Italia se prevé que se ponga en marcha en enero de 2015, e inicialmente sólo se aplicará a las operaciones con acciones.

La tasa gravará con un 0,10% las transacciones de acciones y bonos y con un 0,01% las de derivados. Con esta iniciativa tan “brillante” esperan recaudar entre 30.000 y 35.000 millones de euros, de los cuales a España le corresponderían 5.000 millones.

Queda claro el por qué los gobiernos están encantados con esta iniciativa tan optimista que no deja de ser una forma más de meter mano en nuestros ahorros.

Esta tasa sólo podría llegar a tener sentido si se aplicase de forma global y de momento parece más una declaración de intenciones que una medida que finalmente se lleve a cabo, ya que los inconvenientes de aplicarla superan con creces los beneficios.

La realidad del asunto es que si se aplicase esta tasa los grandes inversores institucionales esquivarán este gravamen y finalmente los que acabarán pagando son los pequeños inversores o minoristas. Por no hablar de que si los inversores quieren comprar el titulo de una empresa que cotiza en diferentes mercados, obviamente elegirán un mercado fuera de la UE en donde no tengan que pagar esta tasa.

Por lo que la Tasa Tobin penalizará a los que generan liquidez en el mercado con las operaciones intradía y a los pequeños inversores. Por no hablar del desincentivo que supone para atraer inversores a nuestros mercados financieros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario